San Ildefonso en el tiempo

HISTORIA

Las fachadas de San Ildefonso, arquitectura novohispana

Una vez terminado, después de varias décadas de construcción, el Colegio de San Ildefonso se convirtió en uno de los recintos más destacados de la Noble y Leal Ciudad de México; no sólo por su indiscutible labor educativa, sino también por la grandeza arquitectónica con la que fue edificado. Es a don Pedro de Arrieta —también arquitecto de la monumental Basílica de Guadalupe, Iglesia de la Profesa y del Palacio Inquisitorial hoy Museo de Medicina—, a quien debemos el diseño monumental de este recinto.

Las dos fachadas del Colegio ubicadas en la actual calle peatonal de San Ildefonso, sintetizan dos conceptos que para los jesuitas eran fundamentales: equilibrio y disciplina educativa. La primera, ubicada en la parte oriente, está dedicada a San José, a quien era costumbre encomendarse antes de iniciar la travesía desde el viejo continente a la Nueva España. Debajo del relieve, encontramos la escultura de la Virgen del Rosario en reconocimiento de los jesuitas a los dominicos quienes los albergaron al llegar a la Ciudad; esta fachada corresponde al Patio de los Novicios, actualmente sede del Museo de la Luz.


La segunda, ubicada en el poniente de esta hermosa calle, es hoy en día una de las dos entradas al Colegio y en su momento fue consagrada a San Ildefonso, obispo que vivió en la ciudad de Toledo en el siglo VI. Su nombre significa “el que defiende", y fue quien con sus argumentaciones abogó por la pureza de la Virgen María. También destaca el escudo de armas de Castilla y León colocado en 1611, cuando la corona española, bajo el mandato de Felipe III, otorgó a la Compañía de Jesús el Patronato Real y fue llamado el Real y más Antiguo Colegio de San Pedro y San Pablo y San Ildefonso.


Cabe mencionar que, en 1767, desde el hermoso balcón, lugar donde los conserjes atendían los toques de campana para el acceso al recinto educativo, vieron llegar a la guardia de soldados del Batallón de Flandes para hacer ejecutiva la expulsión de los jesuitas por la orden del Rey Carlos III.

Así, flanqueada por pilastras estípites y aderezada por hojas de acanto, con el uso de tezontle, cantera y basalto, esta fachada del Colegio de San Ildefonso es, sin duda, una de las más bellas y mejor conservadas de la arquitectura virreinal de la Ciudad México.


HISTORIA

Exposición Orígenes. a 150 años de la fundación de la Escuela Nacional Preparatoria.



Muestra que, en 2017, formó parte de la conmemoración de la fundación de la preparatoria nacional. El primer ciclo escolar de la preparatoria inició el 3 de febrero de 1868, con una matrícula de 900 alumnos; doscientos de los cuales eran internos en las instalaciones del Colegio de San Ildefonso, que se ocupó como escuela hasta 1982.

Comentarios

Populares