Efeméride San Ildefonso | José Clemente Orozco

 José Clemente Orozco

Jonatan Chávez*

Un día como hoy, 23 de noviembre de 1883, nació en Ciudad Guzmán, Jalisco, José Clemente Orozco Flores, considerado uno de los artistas mexicanos más destacados de la plástica mexicana del siglo XX. Egresado de la Escuela Nacional de Agricultura, fue dibujante en periódicos de izquierda como El hijo de Ahuizote donde se ve manifiesta la influencia del grabador José Guadalupe Posada, a quien veía trabajar en su taller cuando el artista pasaba rumbo a su casa.

Maternidad, 1923-1924. Fresco. José Clemente Orozco. Archivo Colegio de San Ildefonso.

Como refiere en su autobiografía, Orozco se habría de sumar al proyecto de realizar murales en el Anfiteatro de la Escuela Nacional Preparatoria al lado de Gerardo Murillo (Dr. Atl) en 1910; sin embargo, el estallido de la Revolución interrumpió este proceso y no será sino hasta 1922, cuando se sume al proyecto muralista en San Ildefonso, que un año atrás se había generado gracias a la iniciativa de José Vasconcelos, por lo que formó parte del primer grupo de muralistas, al lado de Fernando Leal, Jean Charlot, Diego Rivera, Ramón Alva de la Canal y Fermín Revueltas, de manera que no hubo “trilogías” consagradas: fue el resultado de creadores que experimentaron y volcaron sus esfuerzos en la conformación de un lenguaje plástico propio, diverso y completamente heterogéneo.  

Cortés y la Malinche, 1926. Fresco. José Clemente
Orozco. Archivo Colegio de San Ildefonso.

El Colegio de San Ildefonso es el recinto en la Ciudad de México que resguarda la mayor cantidad de murales del jalisciense, ya que pintó en dos momentos: de 1922 a 1924 y de 1926 a 1927; su obra fue realizada en la técnica al fresco, con murales como La trinchera, Cortés y la Malinche o Basura social, entre los más destacados y que han sido referidos para la impresión de billetes e ilustración de libros de texto gratuito. 

Su estancia en los EE. UU, le permitió la realización de murales en diversas instituciones educativas como Dartmouth y Pomona College, The New Social Research School y el Museo de Arte Moderno —MoMA— de la ciudad de Nueva York. A su retorno a México en 1934, José Clemente Orozco realizó murales en el Palacio de Bellas Artes y en la ciudad de Guadalajara, capital de su estado natal; revistió los muros del Hospicio Cabañas en cuya bóveda se encuentra El hombre en llamas una de las obras más destacadas del pintor.

La obra de José Clemente Orozco ha quedado impresa en la memoria de la cultura mexicana del siglo XX, pues son referentes de la crítica social, análisis, reflexión y experimentación propios del contexto en el que fue generada y en las que también se reúnen las paradojas, contradicciones, anhelos y deseos de la condición humana que las hacen atemporales, siempre vigentes y posibles para la admiración del espíritu e ingenio humano. José Clemente Orozco falleció en la Ciudad de México el 7 de septiembre de 1949.

*Historiador, Coordinador de Voluntariado y Servicios al Público del Colegio de San Ildefonso.

¿Quieres saber más sobre la historia del Colegio de San Ildefonso?

        

Descargar PDF


Comentarios

Populares