MEMORIA COMPARTIDA

 

Fernando del Paso

Segundo aniversario luctuoso

(1935- 2018)

En su memoria

Jonatan Chávez*

 

Yo había ingresado a la llamada Preparatoria número uno, la matutina.

Pero un amigo me convenció de que era mucho más cómodo

ingresar a la numero tres, que era la nocturna, porque así

uno se podía levantar todos los días a las diez o a las once de la mañana.

 Fernando del Paso



                                                                     Fernando del Paso ganó el Premio Cervantes en 2015. (Twitter: @CulturaUNAM)


 

Fernando del Paso Morante (1 de abril de 1935 - 14 de noviembre de 2018), escritor, dramaturgo, dibujante, diplomático y corresponsal, es considerado uno de los últimos baluartes de la cultura mexicana del siglo XX. Hombre de su tiempo, que creó una literatura universal, narrativa contextual del tiempo de su país y del mundo, hombre prolífico y tenaz en el complejo oficio de escribir, nació en el seno de una familia de clase media que vivía en una casa de huéspedes. Sin embargo, como él mismo lo narraba, fue la Escuela Nacional Preparatoria de San Ildefonso un segundo hogar, que le otorgó dos de sus principales pasiones: la escritura y el amor por Socorro Gordillo, la chica de ojos contagiados del azul del cielo y abrigo rojo que conoció recargada en uno de los balcones de la escalera del tercer patio de la prepa, quien se convertiría en su novia y más tarde esposa, con la que caminó más de cincuenta años.


Aún como estudiante preparatoriano, el joven Fernando del Paso ingresa a una agencia publicitaria, al lado de personajes como Arturo Ripstein y Álvaro Mutis, experiencia laboral que le permitirá ahorrar para contraer nupcias con el amor de su vida. El gusto por la arquitectura y la medicina lo tienen en vilo para tomar la decisión que al final se decanta por la economía, de la que egresará de la Universidad Nacional Autónoma de México; sin embargo, la necesidad de dedicar su tiempo al oficio de la escritura, lo llevan a renunciar a la agencia publicitaria después de obtener una estancia en la Universidad de Iowa, salida que marcará el comienzo de una trashumancia que lo tendrá fuera de México desde 1969 hasta 1992, cuando regresa para instalarse en la ciudad de Guadalajara.

José Trigo (1966), la primera de sus obras más reconocidas, representa un parteaguas en la literatura de la década de los sesenta, paralela al nacimiento de la llamada literatura de la onda. En la novela, Del Paso aborda la transición entre el campo y la ciudad: el proceso de urbanización vertiginoso es motivo de su pluma, que se imprime en ese México de paradojas modernizantes y luchas sociales, en los bordes de Nonoalco-Tlatelolco.

Después de concluir la estancia en Iowa, la mente inquieta del escritor lo lleva a solicitar una oportunidad en la BBC de Londres, la cual le permite incursionar como locutor. Con una familia y sus sueños por escribir, trabaja duro por las noches para salir adelante, mientras que por las mañanas se dedica a la escritura, que solo se interrumpe por las llamadas a comer de Socorro, quien hace sonar las teclas de un piano desafinado que había en aquella casa en Inglaterra.

Desarrollada en el ambiente del barrio universitario, ese de la memoria de Fernando del Paso, Palinuro de México (1979) es una obra fundamental, que de principio a fin narra la destrucción y el origen de una nueva época, con un dominio del lenguaje que traslada al lector a los espacios andados por aquel estudiante de medicina que tiene repulsión por la sangre y al que le desagrada ver muertos apilados en las salas del Antiguo Palacio de la Inquisición, la Facultad de Medicina. Un barrio lleno de vida, entre torterías y escritorios de los evangelistas de la Plaza de Santo Domingo, en un México que cambiaba vertiginosamente durante la década de los sesenta. Ese trabajo literario del escritor le hizo merecedor al premio Rómulo Gallegos (en Venezuela) en 1982, además de ser su primera novela publicada en francés cuatro años más tarde.

París será su siguiente residencia: luego que el escritor solicita una oportunidad en Radio France, la familia se traslada al país galo y se establecen en la capital francesa, donde las adversidades no faltarán, del mismo modo que la pasión por las letras; ya entre velices adquiere forma una de las obras más destacadas del personaje. “Una novela genial”, expresó Hugo Gutiérrez Vega cuando pudo leer el borrador de Noticias del imperio (1987) texto que estuvo a punto de perderse, luego que Fernando del Paso por descuido, lo dejara en una banqueta cuando tomó un taxi; por fortuna pudo recuperarlo pues el paquete seguía ahí donde el escritor lo había olvidado.

Noticias del Imperio se desarrolla en el siglo XIX y es una ventana abierta a la época y vida de un país, con personajes que habitan entre la historia, la anécdota y la curiosidad, Carlota fue concebida por Leopoldo de Bélgica, pero Fernando del Paso le dio voz y presencia a ella y su circunstancia. Texto formidable que nos invita a asomarnos a la historia de México en uno de sus momentos más álgidos y la cual sigue vigente por las pasiones humanas que la contienen.

El encuentro con Rafael Tovar y de Teresa le permitió a Fernando del Paso ingresar a la embajada de México en Francia como consejero cultural, situación que lo mantuvo ocupado y lejano de la producción literaria, pero que vino a desahogar las presiones económicas, pues comprometido con su labor fue uno de los mejores gestores y promotores culturales de nuestro país en el extranjero. La experiencia como consejero cultural lo llevó a ocupar el cargo de cónsul en una etapa que gran parte de sus obras fueron traducidas a distintos idiomas.

Después de más de veinte años fuera del país, Del Paso regresó a México en 1992 como director de la biblioteca Octavio Paz en la Universidad de Guadalajara, donde retoma la poesía, el ensayo e incluso la dramaturgia, al publicar en 1998 La muerte se va Granada. De creatividad multidisciplinaria, retoma el dibujo, acto que interpretó como una venganza de su mano izquierda contra aquellos que lo obligaron a renunciar a su naturaleza zurda de nacimiento.

Infinidad de premios y reconocimientos se pueden enumerar en la trayectoria de Fernando del Paso: en 2018 la Universidad del Claustro de Sor Juana lo condecoró con la presea que lleva el nombre de la minerva de América y la sede del Instituto Cervantes de la ciudad de Beirut rinde homenaje con el nombre del escritor a su sede en el país de medio oriente.

Fernando del Paso falleció en su casa de Guadalajara el 14 de noviembre de 2018. Preparatoriano y universitario que llevó en su mente los recuerdos de pasillos y aprendizajes de juventud, en los que la imagen de Socorro le otorgaron ese doble amor a la época que dejó plasmada en Palinuro, quedó dicho en sus propias palabras: “Es que yo nunca me salí de la preparatoria de San Ildefonso, allí estoy todavía. Acabo de cumplir dieciocho años, estrené novia, y estoy haciendo un dibujo a tinta china: el retrato de Isaac Ochoterena, para un trabajo que nos encargó el maestro de biología.” 


Bibliografía

 

  • Escuela Nacional Preparatoria. Imágenes y pinceladas de sus protagonistas. México, UNAM-ENP, 2014.
  • Garzón Lozano, Luis Eduardo. La historia y la piedra. México, Porrúa, 1998.
  • Los 100 años de la UNAM. México, La jornada, 2010.
  • Maravillas y curiosidades. Mundos inéditos de la Universidad. México, ACSI. 2002.
  • Tiempo universitario. México, Antiguo Colegio de San Ildefonso, 2010.



Historiador y Coordinador de Voluntariado y Servicios al Público de Colegio de San Ildefonso. 

 
¿Quieres saber más sobre la historia del Colegio de San Ildefonso?

        

Comentarios

Populares