Memoria Compartida | Vicente Lombardo Toledano (1/2)

 Vicente Lombardo Toledano

Contexto de una gestión en la dirección de la
Escuela Nacional Preparatoria de San Ildefonso
(Primera parte)

Jonatan Chávez*

 

Elévese usted mismo para elevar a los demás:
la misma oportunidad para todos
.

Alberto Guilbot

Como señala Álvaro Matute, “los primeros años de la Universidad fueron, por decir lo menos, caóticos, con espacios de acción poco definidos”. Es comprensible esta afirmación, si contextualizamos a una institución en ciernes (segunda década del s. XX), a mitad de camino de un movimiento armado, pero como se ha dicho en otros momentos, la estructura de la Escuela Nacional Preparatoria, y la vinculación de la Universidad a ésta, generó una amalgama que permitió definir la ruta a seguir: conformar el Consejo Universitario, para fortalecer una estructura que contribuyera a la unidad y cohesión de las escuelas (que más tarde serían sus facultades), para el fortalecimiento de la institución en un mismo rumbo. Así es hasta nuestros días la historia compartida entre ambas instituciones.

También se ha dicho que el camino no fue sencillo. La llegada de la José Vasconcelos primero a la rectoría de la Universidad y más tarde a la Secretaría de Educación Pública, generó desde el proceso organizacional hacia la institucionalidad contextos de cercanía pero también de discrepancias; sin embargo, la Escuela Nacional Preparatoria nunca perdió el papel aglutinador que representó para el estudiantado, y fue también su figura referente para la toma de decisiones.

En el proceso de las direcciones y rectorados, además de Vasconcelos, hubo personajes que ocuparon ambos cargos, hecho que fortaleció la idea de mantener vinculadas a las instituciones. Para quienes estuvieron al frente, se amplió el panorama con el cual entender la administración educativa a la que se aspiraba; es decir, la preparatoria no solo fue origen, sino ruta a seguir en todo el proceso.

Uno de los personajes que dejó huella en su tránsito por la dirección de la Escuela Nacional Preparatoria, fue sin duda Vicente Lombardo Toledano (1894-1968), originario de Teziutlán, Puebla. La infancia del futuro director transcurrió en su lugar natal para luego trasladarse en 1910 a la ciudad de México, a continuar su formación en la ENP en San Ildefonso, y posteriormente matricularse en la recién inaugurada Universidad Nacional de México. La vida educativa de Lombardo Toledano es la de miles de jóvenes mexicanos, quienes desde otras regiones del país llegaron al recinto universitario en el Centro Histórico de México, para formarse como profesionales, experiencia que determinaría el resto de sus vidas.

Proactivo y entusiasta, Vicente Lombardo Toledano ya mostraba un claro activismo en la organización estudiantil con diversas causas, como la conformación en 1916 de la Sociedad de Conferencias y Conciertos, cuya finalidad era la promoción de las artes entre los universitarios, a cuyos miembros más tarde llamarían el grupo de Los siete sabios, conformado inicialmente por: Antonio Castro Leal, Alfonso Caso, Alberto Vázquez del Mercado, Teófilo Olea y Leyva, Jesús Moreno Baca, Manuel Gómez Morín y el joven Lombardo Toledano.

Antonio Caso y Vicente Lombardo Toledano
©️ Gaceta UNAM, Suplemento 90 años de Autonomía

En 1917, participó en el Congreso Local Estudiantil ante el Congreso Constituyente de Querétaro, al ser nombrado representante de la Escuela Nacional de Jurisprudencia; fue secretario de la Universidad Popular Mexicana y en 1919 se graduó como Licenciado en Derecho.

El ejercicio de cargos en la administración pública llevó a Lombardo Toledano a la adquisición de experiencia, compromiso con su profesión e ideales políticos de inclinación marxista, que no tuvo reparo en hacer visibles en todo momento. En 1919, fue secretario de la Escuela Nacional de Jurisprudencia de la que egresó. Ya en marcha la Secretaría de Educación Pública, fue secretario del Departamento de Bibliotecas Públicas, de la Escuela de Verano para Extranjeros y en 1922 su trayectoria como secretario le llevó a ocupar la Dirección de la Escuela Nacional Preparatoria en San Ildefonso, en uno de los momentos más polarizados y politizados de la institución, pero también de creación artística, pues los muralistas ya trabajaban en sus obras. Los estudiantes con profunda conciencia discutían sus posturas políticas e ideológicas y la juventud de Lombardo Toledano lo hacía afín a aquel ambiente.

Con la inquietud de encontrar al director que sucediera su cargo, José Vasconcelos convocó a un plebiscito dentro de la Preparatoria, en el que participaron alumnos y profesores, donde deciden que sea Lombardo quien asuma el cargo de dirigir los destinos de la institución educativa más importante hasta ese momento.

La gestión de Vicente Lombardo Toledano como director de la Escuela Nacional Preparatoria transitó en el segundo rectorado del licenciado Antonio Caso (12 de diciembre de 1921 al 28 de agosto de 1923). Toledano ejerce la dirección como uno más de los preparatorianos y se instala en un cuarto en la azotea de la Preparatoria, desde donde estaba al tanto de lo que acontecía al interior, impartía clases y atendía asuntos directivos.

El sentido de comunidad que generó al habitar los muros de San Ildefonso generó afinidad con los estudiantes, que, en la evocación de su recuerdo —como en el caso de Adelina Zendejas o Salvador Azuela—, quedaría en la memoria de los preparatorianos con acciones concretas como apoyar el proceso educativo de jóvenes mexicanos que debido a la falta de tiempo y a su necesidad económica se habían visto obligados a abandonar su educación.

Vicente Lombardo Toledano ©️ SEP Centro de Estudios
Filosóficos, Políticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano

Este tema fue abrazado por Lombardo Toledano para convertirlo en un proyecto educativo unido al esfuerzo de los mismos estudiantes, entre los que destacó uno, José María de los Reyes (Chema) quien fue gran promotor del proyecto de Lombardo, que consistió en presentar al rector la creación de la Escuela Nacional Preparatoria Nocturna, concretado en abril de 1923.

El escenario y los actores del año 1923 en la administración educativa de México tenía personajes como los siguientes: José Vasconcelos, Secretario de Educación Pública; Antonio Caso, Rector de la Universidad Nacional de México y Vicente Lombardo Toledano, director de la Escuela Nacional Preparatoria con residencia en (la azotea del) Colegio de San Ildefonso. La divergencia de posturas y rutas para llegar a sus destinos, avecinaba un choque de trenes que desencadenaría una confrontación que llevaría a una huelga estudiantil, en la que todas las pasiones, posturas y procesos habrían de salir a flote y pondrían en vilo la creación muralista, el proyecto cultural vasconcelista y la importante modernización de la educación media superior, así como el ejercicio de la libertad de cátedra universitaria, pilar de su futura autonomía.

Bibliografía

  • Garzón Lozano, Luis Eduardo. La historia y la piedra. El Antiguo Colegio de San Ildefonso. México, Porrúa, 2000.
  • Los 100 años de la UNAM. México, La Jornada, 2010.
  • Maravillas y curiosidades. Mundos inéditos de la Universidad. México, Antiguo Colegio de San Ildefonso, 2002.
  • Tiempo universitario. México, Antiguo Colegio de San Ildefonso, 2010.
  • Escuela Nacional Preparatoria. Imágenes y pinceladas de sus protagonistas. México, UNAM-ENP, 2014.

 *Historiador, Coordinador de Voluntariado y Servicios al Público del Colegio de San Ildefonso.

¿Quieres saber más sobre la historia del Colegio de San Ildefonso?

         

Comentarios

Populares