MAESTROS MURALISTAS

JOSÉ CLEMENTE OROZCO

y sus murales en la Escuela Nacional Preparatoria (I / III) 


Después del Hospicio Cabañas, pintado en 1937, el Colegio de San Ildefonso es el inmueble que cuenta con la mayor cantidad de metros cuadrados de murales realizados por José Clemente Orozco en México.

Con un bagaje basado en sus estudios en Agronomía y en la Escuela Nacional de Bellas Artes, el más veterano de los muralistas, José Clemente Orozco, a los cuarenta años, llegó a la Preparatoria de San Ildefonso para pintar sus murales. Su obra se caracteriza por una fuerte influencia academicista y humanista, un ejemplo es Los dones que el hombre recibe de la naturaleza.

Integrado en siete subtemas: La virginidad, La juventud, La gracia, La belleza, La inteligencia, El genio y la fuerza, además de una composición secundaria titulada Adolescencia, el proyecto inicial de Orozco quedó registrado en un documento intitulado Decoración del muro norte y el patio de Pasantes de la ENP, texto que, como refiere Alma Lilia Roura, constata que la idea inicial era revestir por completo los muros del Colegio; sin embargo, las circunstancias políticas y sociales revisadas en anteriores entregas, propiciaron que el proyecto tomara caminos diversos.

A diferencia de sus compañeros, la visión nacionalista del artista radicaba en una especie de aportación y continuidad con la historia universal, que distaba mucho de las controversias del momento, en las que ya fuera se adoptaban posturas indigenistas o que por el contrario, negaban el pasado, puesto que para algunos el mestizaje y el indigenismo representaban la semilla de todos los males de una nación progresista.

Orozco pensaba que había dos formas de expresión, un arte universal mayor practicado por la humanidad a través de los tiempos, que se ha perfeccionado de tal manera que las generaciones lo aprenden y lo enriquecen con su propia aportación estética e intelectual; y otro arte, supeditado a la cotidianidad, a épocas y generaciones, trastocado por las modas y gustos regionales, caprichoso y pasajero. Para él, este último era valioso, mas le resultaba inconcebible que sus cualidades trascendieran al primero.

A José Clemente Orozco le parecía más nacionalista un pintor que bajo la tradición italiana podía realizar su arte con técnica y oficio, que aquel que pretendía insertar en su obra a la clases bajas o populares bajo el argumento de que ahí radicaba la esencia del pueblo: […] aquel que se emboba con los jarritos y cazuelas nacionalistas muy propios para decorar la cocina, pero no el salón y menos la biblioteca o el laboratorio […]

Resulta comprensible entonces el porqué de las posturas de Orozco pues, como hemos visto, no había unidad en el discurso de lo que se quería plasmar en San Ildefonso. Por un lado, Vasconcelos invitaba a los artistas a trabajar con libertad, por otro, ellos se enfrentaban a sus propios retos y constructos sobre la identidad nacional, cargados de prejuicios y posturas contrarias a las de sus colegas; un elemento  adicional en las discordias del muralismo de esta etapa.

Sin embargo, una virtud que debemos reconocer y que hasta el día de hoy representa un elemento distintivo de la obra de José Clemente Orozco en el Colegio de San Ildefonso, es el profundo sentido de universalidad que abarcan sus obras, sus temas, sus composiciones y la manera en que los resuelve: el combate de tres hombres en un trinchera luchando por un ideal y por salvar su vida, contra un soldado adoctrinado y cegado por la demagogia,  sigue estremeciendo una parte de nuestra condición humana.

En la siguiente entrega revisaremos cuál fue el proceso de trabajo Orozco en cada nivel de la Preparatoria.

Bibliografía

  • Orozco, José Clemente. Autobiografía, México, Ediciones ERA, 2007.
  • Matute, Álvaro. La revolución mexicana: actores, escenarios y acciones. Vida Cultural y política 1901-1929. México, Océano, 2002.
  • Roura, Alma Lilia, Olor a tierra en los muros. México, EDUCAL, 201.
  • 0.Tibol, Raquel. José Clemente Orozco: Una vida para el arte. México, F.C.E. 2009
Descargar PDF >>

¿Quieres saber más sobre la historia del Colegio de San Ildefonso?


    

Comentarios

Populares