MEMORIA COMPARTIDA | ANECDOTARIO

1968
Basukazo en la Escuela Nacional Preparatoria 

Jonatan Chávez* 

El 68 fue la crisis de las democracias y de las no democracias
en casi todas sus variantes…dictaduras y regímenes despóticos
unipartidistas o bipartidistas, se las tuvieron que ver con unos jóvenes
rebeldes que no estaban de acuerdo con nada de aquel presente… 
Pablo Gómez 


Para 1968, México contaba con 47 millones de habitantes, el crecimiento del PIB alcanzaba hasta los 7 puntos con una tasa de inflación del 2 %, resultado del desarrollo estabilizador. Todo parecía marchar viento en popa, sin embargo, la pobreza y la desigualdad no disminuían. El Gobierno en aras de reconocimiento internacional del llamado milagro mexicano solicitó la realización de la XIX edición de los Juegos Olímpicos.

En el contexto geopolítico de aquel momento, México era la primer nación latinoamericana y perteneciente al tercer mundo en organizar una justa deportiva que además sería transmitida por televisión en muchos países, por lo que el orden y la estabilidad jugaban un papel esencial en su realización.

La mañana del 22 de julio, nadie habría pensado que las discrepancias de un grupo de jóvenes de la vocacional 2 contra algunos alumnos de la escuela afiliada a la UNAM, Isaac Ochoterena, fuera disuelta y reprimida de manera tan brutal por parte de la policía. En protesta, los estudiantes realizaron una marcha que concluyó con la toma de planteles escolares, entre ellos la Preparatoria 1 y 3. Solo ocho días bastaron para que cambiara la historia de este país.

Las acciones de la policía violaron la autonomía universitaria y los derechos estudiantiles, quienes en los primeros días de mayores disturbios se refugiaron en la Preparatoria número uno de San Ildefonso, el foco principal de la protesta. Siete manzanas fueron cercadas por los estudiantes quienes se integraron al Comité General de Huelga, cuyo pliego petitorio exigía: libertad a los presos políticos, destitución de los jefes policiacos, desaparición del cuerpo de granaderos, derogación de los artículos 145 y 145 bis que tipificaban el delito de disolución social y la indemnización de las víctimas de la agresión policiaca.

Fueron días de constantes enfrentamientos que, al momento de ser disueltos, muchos estudiantes corrían hacia el edificio de San Ildefonso. Desde la azotea volaban las bombas, piedras y palos. En la noche del 29 de julio, del barrio universitario emanaba un olor a pólvora.


En respuesta, en la madrugada del 30 de julio, el Gobierno sitió los planteles preparatorianos y los del IPN, un pelotón de soldados se posicionó frente a la entrada de San Ildefonso y solicitó a los jóvenes que se rindieran; de repente, todo quedó en silencio para dar paso al sonido seco y estridente del disparo de la tanqueta que derribó la puerta del edificio y con ella su autonomía. Los soldados entraron a punta de bayoneta en la Preparatoria; el barrio universitario fue cateado casa por casa, los alumnos fueron detenidos y llevados al Campo Militar número uno.

La movilización de universitarios y politécnicos duró varios días y la ciudad de México vivió convulsionada por las marchas callejeras y por los mítines que se organizaban en plazas y jardines.

El primero de agosto, el rector Javier Barros Sierra declaró día de luto y encabezó una gigantesca manifestación que partió de la explanada de la Ciudad Universitaria. Hasta ese momento, ningún funcionario público había tomado una postura tan crítica contra el presidente o el Gobierno. En su discurso, el argumento de peso radicó en la tradición corporativa que, desde tiempos de su abuelo, Justo Sierra, respetó a la Preparatoria. El espíritu humanista, que había florecido por décadas en San Ildefonso, fue el mismo con el que los estudiantes defendieron la autonomía universitaria.


La cantera que reviste la fachada del Colegio de San Ildefonso aún muestra las huellas de la invasión, los agujeros son la evidencia de que hubo disparos. Sin embargo, esa noche solo fue el comienzo.

*Historiador y es Coordinador de Voluntariado y Servicios al público del Colegio de San Ildefonso.

Bibliografía

  • Los 100 años de la UNAM. México, La jornada, 2010.
  • Garzón Lozano, Luis Eduardo. La historia y la piedra. México, PORRÚA, 1998.
  • Gómez, Pablo. 1968: la historia también está hecha de derrotas. México, Porrúa, 2008.
  • Tiempo Universitario. México, Antiguo Colegio de San Ildefonso, 2010.
  • Escuela Nacional Preparatoria. Imágenes y pinceladas de sus protagonistas. México, UNAM-ENP 2014.

¿Quieres saber más sobre la historia del Colegio de San Ildefonso?

    

Comentarios

Populares